Brújula para internautas libres: Ciberacoso

El ciberacoso o ciberbullying podría definirse como el uso indebido de herramientas online, habitualmente por parte de jóvenes, con el fin de amenazar, molestar, insultar o perseguir a otra persona. Con el amplio universo online como telón de fondo, el ciberbullying se sirve de la instantaneidad y la rapidez de difusión para ser, sin ningún género de duda, una de las grandes problemáticas a las que debe enfrentarse la red.

Aunque es un fenómeno difícil de cuantificar, según los datos ofrecidos por Unicef en 2019, casi un 7% de alumnos españoles reconocía haber sufrido acoso online en los dos meses previos al estudio. Son cifras importantes, que manifiestan la importancia y la necesidad de actuar con prontitud frente al ciberbullying.

Enfrentar el problema no es solo cosa de los jóvenes, sino que debe ser una tarea transversal en la que también participen padres y educadores, siendo los centros formativos núcleo capital de la lucha contra el ciberacoso.

Con todo y tomando como referencia el trabajo de organizaciones beligerantes y especialmente comprometidas a este respecto, como Pantallas Amigas o el portal web Ciberbullying, se desgranan a continuación algunos consejos o recomendaciones.

  1. Cuida tu privacidad. Puede que se trate de un consejo viciado, básico y repetido hasta la saciedad, pero es tan sencillo como crucial. Proteger al máximo nuestra intimidad puede ahorrarnos muchos problemas en la red, también relacionados con el ciberacoso.
  2. Ignora. Siempre que no se trate de un hecho continuado o especialmente perjudicial, ante el que habría que responder acudiendo a las autoridades o pidiendo ayuda, obviar comentarios de mal gusto también puede reportar beneficios. Los trolls cibernéticos, en ocasiones, solo buscan notoriedad, llamar la atención.
  3. Actúa con respeto. El buen comportamiento no solo puede ser exigido a ajenos, sino que también debe ser una exigencia para con nosotros mismos. Adecuarse al marco que proponen las netiquetas, normas de actuación en internet, es un buen camino para navegar por la red sin cohibir la libertad de nadie.
  4. Comunica tus problemas. Ante la sospecha o sensación de que tu integridad está siendo vulnerada, habla, exterioriza lo sucedido y pide ayuda. Ocultar un posible caso de ciberacoso no puede sino profundizar la herida y hacerla aún más grande.
  5. Sé tú mismo. La red ya forma parte de nuestra vida, de nuestra rutina, y, como tal, debe usarse en ese sentido. El anonimato no existe, por mucho que te molestes en construir un perfil falso, pero los problemas virtuales sí. Habla, responde y actúa como si estuvieras en la calle.
  6. Documenta el acoso. Ante la difusión o creación de cualquier tipo de contenido que atente contra tu intimidad o integridad, guarda las pruebas. Son capitales para esclarecer su origen y poder, así, dirimir consecuencias legales si fueran necesarias.
  7. Advierte al infractor o infractores. En ocasiones, pueden hacerse virales contenidos indebidos, que son compartidos, en menor o mayor medida, por redes sociales. Podría darse el caso de que esa difusión no se produzca malintencionadamente, por lo que, antes de tomar decisiones precipitadas, es aconsejable avisar de que se está haciendo una mala praxis.

https://www.epdata.es/datos/cibercriminalidad-ciberbullying-datos-estadisticas/291

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s