Brújula para internautas libres: Sexting

La confianza es la base de cualquier relación interpersonal saludable, pero en ocasiones se rompe ese vínculo y  eso puede conllevar una serie de problemas, como la difusión no consentida en internet de archivos de contenido íntimo. El Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) continúa en este blog con sus consejos que buscan servir de ‘Brújula para internautas libres’ y presenta un decálogo para evitar ser víctimas de ciberacoso, tras la práctica del sexting.

El sexting se define como la emisión o recepción de contenido textual o audiovisual de carácter sexual o erótico a través de las nuevas tecnologías, especialmente en redes sociales. Aunque suele contar con el beneplácito de la persona implicada, que es quien genera el contenido, lidia con un enorme riesgo, que podría derivar en ciberacoso sexual, cuya práctica consiste en chantajear a la víctima con la difusión de dichos contenidos.

En ocasiones el ciberacoso sexual puede ser consecuencia de un engaño pederasta, práctica conocida como grooming. Esta es la estrategia usada por adultos para engañar a través de las redes sociales a un menor de edad, ganándose su confianza para después poder abusar sexualmente de este.

Por desgracia, los problemas relacionados con el sexting son cada vez más habituales, y pese al trabajo educativo que ya se está haciendo sobre él, nunca es demasiada la información que se emite para su prevención. A continuación, se desgranan varias recomendaciones a la hora de afrontar o evitar los riesgos propios de esta práctica.

  1. Cultiva tu autoestima. Aunque parezca baladí, este tipo de prácticas online son más comunes en personas con poca seguridad en sí mismos. Trabajar en este sentido, más allá de reportar incontables beneficios en nuestro día a día, puede ser crucial para evitar problemas de esta clase.
  2. Defiende tu privacidad. El derecho a la intimidad debe ser conocido y salvaguardado desde cualquier instancia, más aún cuando sus límites chocan con los amplios tentáculos de la Red, que lo pone en entredicho. El concepto de privacidad ha evolucionado con internet y es imperativo dilucidar hasta qué punto la ponemos en riesgo con lo que publicamos o compartimos.
  3. Conoce las reglas del juego. La huella que dejamos en la Red es perenne y posee una dimensión casi incalculable. Es difícil saber qué información dejamos al descubierto para delincuentes digitales, aunque no la compartamos. Por ello, es preciso que cuidemos al detalle los archivos y documentos que tenemos en nuestros ordenadores o smartphones, a fin de limitar los riesgos.
  4. No fíes tu intimidad a nadie. Por mucho que conozcamos a alguien, por mucho que creamos que jamás nos traicionaría o que no nos pondría en peligro, tenemos que caminar con pies de plomo. Las relaciones cambian. Una pareja o un amigo pueden dejar de serlo en un futuro y si antes de ello le hemos confiado imágenes o cualquier otro contenido íntimo, podríamos estar en riesgo. Sea quien sea la otra persona, la práctica del sexting te hace depender de ella.
  5. Ni compartas ni recibas. Podríamos encontrarnos, también, con la situación contraria y ser nosotros quienes recibamos este tipo de contenido, bien sea de forma directa o a través de una tercera persona. En el segundo caso, no solo debes abstenerte de compartir el contenido, sino también bloquear al remitente e, incluso, si fuera el caso, denunciarle. La difusión de imágenes u otros documentos eróticos puede acarrear en delito.
  6. Evita el ciberbullying. No solo para ti, sino para los demás. En la Red, todo avanza a gran velocidad. Una imagen puede hacerse viral en cuestión de minutos, es incontrolable, y son incontables los casos de personas que, de una forma u otra, han sufrido acoso por la propagación de imágenes íntimas. Evita ese tipo de situaciones no difundiendo.
  7. Pide ayuda. Ante un problema de este tipo, comunícalo. A tus familiares, a tus seres más cercanos. Es preferible afrontarlo en compañía, para poder actuar de la manera más eficaz posible y erradicar el problema. Para ello, por supuesto, también es aconsejable, para cualquier núcleo familiar, el fomento de un clima de confianza amplio y flexible, que permite a los menores sentirse cómodos a la hora de informar.
  8. No dudes en denunciar. Si sospechas de cualquier tipo de difusión o proliferación de tus contenidos íntimos, sea de una manera u otra, denuncia. Es aconsejable prevenir en situaciones de incertidumbre. Si sientes que tu intimidad está siendo violada, ponlo a disposición de las autoridades.
  9. Recibe apoyo psicológico. En el caso de sufrir este tipo de acciones en primera persona, acude al psicólogo. Será beneficioso a la hora de afrontar un evento traumático, como podría ser uno de este tipo.
  10. Vigilancia ante el grooming. Cuando se trata de un menor, el papel de prevención también está en los padres. Debe valorarse la madurez del adolescente a la hora de manejarse con independencia en la Red y vigilar en qué centra su tiempo cuando navega. Los engaños pederastas son cada vez más frecuentes y peligrosos.

Recuerda que ante la duda, todo el año está disponible la línea telefónica de ayuda en ciberseguridad, 017, y además, puedes encontrar más información útil sobre el sexting y el ciberacoso en los siguientes enlaces:

http://www.sextingseguro.com/consejos-sextear-nudes-con-menos-riesgos/

https://www.is4k.es/necesitas-saber/sexting

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s