Televisión: audiencia e informativos. ¿Quién abandonó a quién?

Posted on 28 julio, 2016

2


Informativos

La información, por su propia naturaleza, es un tipo de contenido que gana valor si existe la posibilidad de consultarla en cualquier momento del día y actualizarla. Tal vez resida en esta característica el hecho de que la ciudadanía habituada ya al uso cotidiano de internet haya hecho de este medio su principal fuente de noticias, al mismo nivel de relevancia que la siempre omnipotente televisión. La oferta de múltiples fuentes de información y la extensión de los dispositivos desde los que acceder a la red contribuyen sin duda a este cambio, pero tal vez no sean los únicos factores del mismo.

Los datos del último Barómetro Audiovisual de Andalucía revelan que el 70% de la población andaluza es usuaria habitual de internet. Y que entre este amplio sector, los telediarios ya no reinan de forma indiscutible a como lo habían venido haciendo hasta ahora. El 39,1% de los internautas señala como su primera fuente de noticias a la televisión. Casi el mismo porcentaje que los que apuntan a la red (38,9%). A la vez, el Barómetro apunta a una mayor exigencia y análisis crítico de este amplio grupo de espectadores respecto de los contenidos informativos de la televisión: le atribuyen falta de pluralismo y de imparcialidad… Además, ocho de cada diez encuestados considera que existe un exceso de imágenes y contenidos violentos e innecesarios en los telediarios.

Si la televisión sigue siendo la primera opción para consumir contenidos relacionados con el entretenimiento, tanto para internautas como para no internautas, ¿por qué en su función informativa está perdiendo influencia respecto de la red? ¿Y por qué se produce este declive entre la población más crítica?

De entre las tres funciones que se le atribuyen a la televisión: informar, formar y entretener, con el paso del tiempo, va quedando espacio sólo para la última. El único canal de televisión en abierto de información continua, el Canal 24horas de TVE se sitúa en una media de 0,8% del share. Los informativos con más audiencia son los de Telecinco (15%), seguidos de los de Antena3 (11,9%). Criticada desde las organizaciones profesionales, los propios trabajadores y organismos públicos por falta de independencia, hace ya más de cuatro años que la televisión pública española ha dejado der ser el referente informativo que fue durante más de cinco años consecutivos, cuando reunía ante los Telediarios a tres millones de espectadores, el 20% del share. Hoy este índice está en el 11,4%.

Los programas informativos que hoy podemos ver en las grandes cadenas de televisión, al margen de los telediarios, consisten en debates y tertulias políticas caracterizadas por la espectacularización de la polémica y la ausencia de análisis.

Producir información de calidad en televisión es caro: requiere de buenos y numerosos profesionales. También requiere de costosos medios técnicos. En cambio, producir tertulias políticas en las que se debate sobre la última polémica parlamentaria, se analiza un conflicto internacional o se discute sobre la mejor forma de acabar con la crisis económica con los mismos tertulianos: representantes de partidos y un mismo grupo de periodistas, es muy barato y muy rentable. Y más cuando se empieza a concebir este tipo de espacios más como programas de entretenimiento que de información.

Por eso, cabe preguntarse ¿qué sucedió primero? el abandono de la audiencia ante la oferta informativa de la televisión, ¿o fue la televisión la que dio la espalda a una de sus funciones primordiales como es la información?