Los asesinatos por violencia de género no son un suceso más

Posted on 11 noviembre, 2013

2


Ilustración del blog nomasvg.com del periodista y experto en violencia de género José Antonio Burriel.

En el fenómeno de la violencia de género se da una paradoja de libro: los medios de comunicación han sido los principales vehículos de concienciación de la sociedad, y al mismo tiempo, corremos el riesgo de que se conviertan también en el principal factor anestesiante de esa misma sociedad, hoy acuciada por el desempleo, la crisis, la precariedad laboral y tantas otras situaciones límite para nuestro día a día.

Recientemente el CIS ha puesto cifras a la dimensión de esta lacra social: 700 mujeres han sido asesinadas desde 2003, año en el que se empezó a contabilizar específicamente los crímenes por violencia de género, y 600.000 mujeres al año padecen violencia por parte de sus parejas o ex parejas.

Según una encuesta elaborada en 2011 por el Ministerio de Sanidad, el 95% de la población señala a los medios de comunicación como el vehículo de información fundamental sobre la violencia de género. Y el 85% dice conocer este problema a través de la televisión y la radio. Son porcentajes tan absolutos que evidencian que la manera de informar sobre esta realidad es sumamente importante si queremos empezar a resolverla, combatirla, prevenirla.

Y, en consecuencia, la función pedagógica y el compromiso de los medios a la hora de abordar estos casos ha quedado recogido en varias leyes (de medidas contra la Violencia de Género, de Igualdad, de Comunicación Audiovisual).

Sin embargo, el último informe del Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) sobre la presencia de la violencia de género en los informativos de las televisiones andaluzas que se presentó la semana pasada revela que, aunque es un asunto que está muy presente en la agenda mediática, pierde relevancia, pierde pulso y sufre de cierta desidia informativa.

En la presentación de este trabajo anual, el CAA convocó por segundo año consecutivo a expertas/os en violencia de género y representantes de medios de comunicación e instituciones implicadas en su combate. Y en el debate y análisis que suscitaron los resultados del mismo, llamó la atención en particular el de Concha Caballero, profesora de instituto y, por tanto, en permanente contacto con los jóvenes y adolescentes.

Según relató, las campañas, los mensajes contra la violencia machista, las informaciones relacionadas con asesinatos y sus desencadenantes son asuntos que “no van con ellos”, son totalmente ajenos. Y al mismo tiempo, entre los expertos crece la alarma por el elevado porcentaje de menores de 30 años implicados en este fenómeno.

Otro dato para el análisis consistió en el hecho de que las noticias sobre violencia de género registran una presencia masculina escasa que, además, desciende: del 35% de voces masculinas registradas en 2011, se pasó a un 25% en las noticias. Esta falta de protagonismo masculino refuerza la idea en el espectador de que la violencia machista es un asunto de mujeres, como la menopausia o el cáncer de mama.

Y, entre lo más comentado, el hecho de que el promedio de tiempo que duran las noticias de crímenes machistas es de 46 segundos, diez menos que el resto de sucesos. ¿Da tiempo a ejercer esa función pedagógica que los medios tienen encomendada en menos de un minuto?

La magnitud de las cifras que arroja este fenómeno, 700 asesinatos en 10 años, 600.000 víctimas de maltrato al año, y el infierno humano que encierran no deberían dejar ningún margen a la relajación mediática, social e institucional.