Televisión temática infantil, una gran desconocida

Posted on 18 abril, 2013

1



Los canales temáticos irrumpieron en las televisiones españolas hace ya casi una década y se han ido consolidando desde el llamado apagón analógico, en 2010. En el caso de los canales dedicados al público infantil, representan una oferta líder para los hogares donde residen menores de entre cuatro y doce años, entre otras cuestiones, porque han venido a suplir el vacío que las parrillas de las televisiones generalistas han hecho a los más pequeños de la casa desde mucho tiempo antes de su aparición en nuestro país.

Si hace 20 años, las televisiones generalistas dedicaban una parte de la programación vespertina a emitir programas y series dirigidas a un público infantil y juvenil, hoy en día, disponen de canales específicos que emiten las 24 horas al día contenidos y publicidad especialmente pensados para ellos.

Y a pesar de ser opciones de sintonización frecuentes en los hogares con menores de edad, existe un elevado grado de desconocimiento respecto a cómo son los contenidos de estas televisiones infantiles. Esta falta de criterio es mayor, obviamente, entre los adultos sin menores a su cargo, según se desprende de los resultados del Barómetro Audiovisual de Andalucía 2012.

En este estudio demoscópico sobre los hábitos de consumo de medios por parte de los andaluces, se preguntó por una serie de cuestiones relacionadas con los canales temáticos dedicados en exclusiva a los menores. Los mayores porcentajes de respuestas se dieron a la opción No Sabe/No Contesta, con índices del 45% al 49% a preguntas que pedían valorar la variedad de contenidos educativos y culturales, la presencia de violencia o si el lenguaje empleado en los mismos es apropiado para la edad de los menores.

Restando estas respuestas, llama la atención el hecho de que son más quienes piensan que la violencia está muy presente en la programación de estos canales (así lo creen el 31%), frente a quienes opinan lo contrario (7,4%).

Donde se registra mayor consenso de los ciudadanos es ante la relación entre la publicidad y los menores de edad. El 61% cree que la publicidad destinada a los menores provoca en éstos una actitud compulsiva hacia la compra. Y, volviendo a los canales infantiles, subyace una crítica hacia estos por un “exceso de publicidad”, según el 37%. Quienes opinan lo contrario representan el 11%, el desconocimiento ante esta cuestión vuelve a ser la tónica general: 34%.

La imitación es uno los caminos de aprendizaje para los menores de edad. Y en nuestros días éstos están más horas que nunca expuestos a unos medios de comunicación que transmiten modelos de conducta, discursos narrativos del éxito y el fracaso en función de una serie de valores, y que invitan a consumir determinados bienes o productos generando unas expectativas ante las que tal vez habría que estar más pendientes.

Hace casi cuatro años que las autoridades reguladoras del Mediterráneo pusieron el foco en la protección de los menores ante estas televisiones e incluso ante las llamadas Baby TV, canales pensados para niños de 0 a 4 años. En aquel momento, alguien llamó la atención sobre el hecho de que no tiene por qué ser necesariamente positivo para nuestra sociedad y nuestros menores de edad que un niño pueda ver la televisión por tiempo indefinido, las 24 horas del día, ininterrumpidamente.